caldera-condensacion-iae-sigloxxi-02

Las ventajas de las calderas de condensación

Viene el frío, y conviene estar preparados para cuando toque calentar nuestros hogares. Y uno de los sistemas más eficientes de generación de calor para instalaciones de calefacción y climatización, son las calderas de condensación. Su capacidad de aprovechar gran parte del calor que se pierde en forma de vapor de agua en el humo de la combustión genera un rendimiento extra que permite consumir entre un 15 y un 30% menos de gas según el tipo y uso de instalación. De hecho, cuanto mayor sea el consumo de calefacción más rentable es su uso, ya que su eficiencia se maximiza cuando la instalación trabaja a menor temperatura.

Ese archiconocido compendio del saber que es el portal Wikipedia las define como un aparato que produce agua caliente a baja temperatura 40-60 °C, con un alto rendimiento y, por tanto, emisiones más reducidas de CO2.

Las calderas de condensación nos ayudan a obtener ahorro energético, pero debemos comprender en qué condiciones se obtienen los máximos rendimientos, y en consecuencia la mayor eficiencia de estos equipos térmicos. El portal InstalacionesyEficienciaEnergética nos lo explica en un completo artículo que, por su interés, reproducimos parcialmente.

Sistemas ideales para las calderas de condensación

Para que se produzca el fenómeno de la condensación, es necesario que la temperatura de los humos de la combustión sea lo más baja posible. Por lo tanto, obtendremos el máximo rendimiento, si nuestra caldera trabaja con un sistema de calefacción a baja temperatura.
Pero, ¿qué es eso de la baja temperatura? Los sistemas de calefacción, están constituidos por un sistema de tuberías por el que circula agua caliente hasta los elementos terminales, donde el calor se cede al ambiente; esa agua retorna (vuelve) a la caldera, calentándose de nuevo y repitiendo el ciclo.
Así, los sistemas que funcionan con temperaturas de retorno de agua inferiores a 40 ºC y con temperaturas de impulsión de agua hasta 50-55ºc , son considerados sistemas de calefacción de baja temperatura. Entre los sistemas de calefacción de baja temperatura están:
  • Sistema de calefacción por suelo radiante
  • Sistema de calefacción por radiadores de baja temperatura
  • Sistema de calefacción/climatización por fan-coils de baja temperatura
Con calderas de condensación funcionando con sistemas de baja temperatura, se obtienen ahorros energéticos de hasta un 30% con respecto a una caldera convencional.

Radiadores convencionales

Las calderas de condensación funcionan perfectamente en instalaciones con radiadores convencionales, obteniéndose igualmente, ahorros energéticos. No en vano, disponen de sistemas de regulación que se adaptan a la demanda de calefacción. Por lo tanto, al modular la generación de calor y reducir la potencia, pueden trabajar a cargas parciales, aprovechando, en ciertos momentos, el fenómeno de la condensación de los humos.

Por lo tanto, a igualdad de condiciones, se obtendrá mejor rendimiento estacional con una caldera de condensación que con una estándar, debiéndose traducir en ahorros energéticos. Se han realizado estudios comparativos en instalaciones con radiadores convencionales, obteniendo hasta un 15 % de ahorro energético con respecto a una caldera convencional.

El ahorro energético será, más significativo, en instalaciones con calderas centralizadas que funcionen durante un número elevado de horas. No obstante, si sustituimos los radiadores convencionales por radiadores de baja temperatura, aumentaríamos el rendimiento, y consecuentemente el ahorro energético.
Si quieres leer el artículo completo puedes pinchar aquí.

Consejos prácticos de ahorro

La llegada del frío debe hacernos recordar esas recomendaciones útiles para ahorrar en la factura energética:

  • No ventilar más de 5 minutos, tiempo suficiente para renovar el aire y no incidir en la inercia de la vivienda.
  • Hacer uso de termostatos programables en una correcta ubicación.
  • En las horas no calefactables, no permitir que la vivienda baje de los 18ºC.
  • Bajar persianas de las estancias no habitadas.
  • Dejar espacio sobre y alrededor de los radiadores (no taparlos) para favorecer una correcta transmisión y distribución del calor.

Si deseas conocer qué cuatro calderas de condensación ha seleccionado como las mejores del mercado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) puedes pinchar aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s